El Futuro de la Calidad

La calidad es esencial para el desarrollo de la marca y la lealtad. Sabemos de ejemplos en los que los productos innovadores que carecían de la calidad no se sustentaban con éxito. En la era de los medios de comunicación públicos instantáneos, los problemas de calidad han ocasionado una caída en espiral de los precios.

Organizaciones, sean públicas o privadas, con fines de lucro o sin fines de lucro, han perdido credibilidad ante los grupos de interés y lealtad a la marca cuando han fallado en entregar calidad. Los informes anuales a menudo citan los problemas de calidad como los riesgos y las causas de los malos resultados futuros.

Para lograr consistentemente resultados exitosos, la calidad debe ser un “mindset” organizacional (no un conjunto de políticas, normas y herramientas que se rigen por la función de calidad). Cuando la calidad está integrada en la forma de hacer negocios, finanzas, marketing, diseño, desarrollo, operaciones, cadena de suministro, interacciones con los clientes; nosotros experimentamos los beneficios de todas las promesas de la calidad: los clientes nos favorecen con lealtad; eliminación de desperdicios, ahorro de tiempo y dinero; cadena de suministro fiable y costo-competitiva; mayor rentabilidad; reputación organizacional positiva; y marcas confiables.

foq-cover-thumb

Cuando la calidad es fundamental para la cultura de la organización, desde el Gerente o Líder de la organización hasta los empleados operativos, esta se integra como una filosofía organizacional que apoya y permite la innovación, el crecimiento, la experiencia positiva del cliente, y el desarrollo del talento. La calidad es fundamental para el negocio sostenible y el éxito organizacional.

Las Organizaciones del futuro necesitarán líderes que adoptan la calidad como un facilitador para el éxito. Los líderes en todos los niveles, en cada función, dirigirán con más éxito si incrustan la calidad en su pensamiento, análisis, estrategias, planificación y ejecución. En el futuro, el liderazgo de calidad es compartido. El papel de los profesionales de la calidad evolucionará de manera que sean socios, colaboradores y líderes, no sólo los especialistas técnicos. Deben dirigir y servir a todos los niveles, independientemente de su titularidad o posición proveyendo de sus mejores conocimientos, orientación, prácticas y soluciones innovadoras para el logro de resultados de calidad.

Los enfoques, habilidades y herramientas del pasado pueden no ser suficientes en el futuro. Por el contrario, estas pueden ahogar la capacidad organizativa del futuro para impulsar la innovación, aprovechar la información en tiempo real, diseñar la calidad para crear  productos y procesos innovadores, ser ágiles, adaptarse a nuevas tecnologías y materiales, y re definir la comprensión de las necesidades no satisfechas y saber cómo satisfacerlas.

Para prepararse para este futuro desafiante y emocionante, es necesario un cambio en la forma en que desarrollamos profesionales de la calidad y cómo integramos a la calidad para el desarrollo profesional en general.

Extracto de la Conclusión del “2015 FUTURE OF QUALITY REPORT”

Cecilia Kimberlin

2015 Chair, ASQ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *