Transición para la versión ISO 9001:2015 – Sistema de Gestión de la Calidad.

La nueva versión de la norma ISO 9001 – Sistema de Gestión de la Calidad, se publicó el 23 de septiembre de 2015.

¿Una vez ptransicionublicada, que se debe tener en cuenta?.

La norma ISO 9001:2015 ya puede ser implantada en una organización, aunque existe un periodo de transición de 3 años especialmente relevante para aquellas entidades que tengan un certificado vigente bajo ISO 9001:2008. Es muy importante no dejar todo el trabajo para el final del citado periodo, pues se puede comprometer y poner en riesgo el certificado de calidad de organización. “A partir de Septiembre del 2018 los certificados bajos ISO 9001:2008 ya no serán validos”. La transición podrá realizarse durante cualquier auditoría programada en el período de 3 años una vez que la organización se encuentre lista”

Esta versión trae cambios muy importantes, aunque el más destacado es la incorporación de la Gestión del Riesgo o el enfoque basado en riesgos en los Sistemas de Gestión de la Calidad, que si bien son herramientas o metodologías normalmente aplicadas en las organizaciones bajo el esquema ISO 31000, hasta ahora no estaban alineados de forma directa con el SGC.

A partir de su definición como “efecto de la incertidumbre”, el Riesgo puede entenderse como la posibilidad de que una determinada actuación pueda afectar a una actividad o al resultado de cualquier proceso dentro de una organización. Una adecuada Gestión de Riesgos se basa en la prevención, comenzando por conocer los riesgos e identificarlos, estimar la posibilidad de que ocurran y sus consecuencias. A continuación será necesario clasificar estos riesgos para finalmente desarrollar acciones adecuadas para mitigarlos o eliminarlos.

Otra novedad de gran relevancia es La Estructura de Alto Nivel (HLS)., una forma normalizada de preparar el futuro de las normas de gestión ISO. El objetivo de esta normalización es fomentar la compatibilidad entre las diversas normas de sistemas de gestión para facilitar su integración y su implementación por las organizaciones, donde las nuevas normas deberán respetar y compartir un objetivo de base común: una estructura general común: idénticos capítulos, números de los artículos y títulos de los capítulos, artículos o de las cláusulas, etc.

La versión del 2015 tiene un planteamiento mas estratégico, promueve la utilización del ciclo PHVA (Planificar-Hacer-Verificar-Actuar) en todos los niveles de la organización, apoya el análisis de las oportunidades y riesgos que la organización tiene en su contexto, el cual será bastante adecuado al momento de aterrizar los objetivos de la calidad que realmente sean útiles para el rumbo del negocio.

Muchas organizaciones implementan o han implementado ISO 9001 sólo en búsqueda de un certificado para su marketing y ventas. Si bien la venta es parte medular del negocio, ésta por si sola, no asegurará larga vida a la organización. “El marketing y la gestión comercial sólo aseguran la primera venta…, la calidad del producto y del servicio asegura la venta más importante, la segunda y las siguientes.”  (Pymes y Calidad 2.0)

 

transicion1Entonces, ¿Debería mi organización certificarse con ISO 9001 versión 2008 o versión 2015?, ¿Si ya tengo implementado un SGC, debería esperar el período de transición?

Las organizaciones centradas en el cliente saben que éste no espera, que podrían optar por productos o servicios de calidad provenientes de la competencia incluso a mejor precio. ¿Los clientes de tu organización podrían esperar a que implementes un SGC o actualices el que tienes en pos de la mejora de la calidad de tus productos o servicios? ¡Claro que no!

ACRISOLAR CÍA. LTDA., recomienda los siguientes puntos para iniciar la transición de su SGC:

  • Familiarizarse con la nueva norma ISO 9001:2015. (Capacitarse).
  • Realizar una evaluación  para determinar las brechas frente a los nuevos requisitos.
  • Buscar soporte experto para apoyar la actualización del sistema de gestión de la calidad ISO 9001:2015.
  • Desarrollar un plan de Actualización e Intervención.
  • Comunicar éste plan, proporcionar formación, definir las responsabilidades y las actividades a realizar dentro de los procesos de la organización.

Referencias:

  1. Icontec.org
  2. Pymes y calidad 2.0

COMPROMISO EN EL TRABAJO

En los tiempos actuales, sólo el 30 por ciento de los empleados en los Estados Unidos se sienten comprometidos en el trabajo, según un informe de 0601WORK-superJumbo2013 por Gallup. En un total de 142 países, la proporción de empleados que se sienten comprometidos en el trabajo es sólo el 13 por ciento.

Estudios demuestran que los empleados se encuentran mucho más satisfechos y productivos, cuando se cumplen cuatro de sus necesidades básicas: Físicas, a través de oportunidades para renovar regularmente y recargar en el trabajo; Emocionales, por sentirse valorado y apreciado por sus contribuciones; Mentales, cuando tienen la oportunidad de centrarse en una forma absorbida en sus tareas más importantes y definir cuándo y dónde hacer su trabajo; y Espirituales, haciendo más de lo que hacen mejor y disfrutar más, y por sentirse conectado a un propósito más elevado en el trabajo.

Mientras más eficazmente los líderes y organizaciones apoyen a sus empleados en el cumplimiento de estas necesidades básicas, lo más probable es que estos han de experimentar Compromiso, Lealtad, Satisfacción en el trabajo, Energía Positiva y más bajos niveles de percepción de estrés. Cuando los empleados tienen una necesidad satisfecha todas sus variables de rendimiento mejoran. Cuantas más necesidades satisfechas, más positivo el impacto.

Consulta artículo de referencia

 

Read more